Lo que tu proveedor de Hosting no quiere que sepas

Así se aprovechan de tu desconocimiento los proveedores de Hosting ofreciéndote servicios a precios Low Cost. SPOILER: Lo barato sale caro.
Emoticono enfadado en un móvil
Un móvil con un emoticono enfadado

Un hosting es un servicio que proporciona espacio en un servidor para gestionar páginas web.

Para comprender lo que pasa detrás del telón vamos a ver de forma resumida de qué se compone un servidor de hosting:

  • Hardware: El servidor físico en sí, que puede incluir componentes como una unidad central de procesamiento (CPU), memoria (RAM), disco duro y tarjeta de red.
  • Sistema operativo: El software que controla el hardware del servidor y gestiona sus recursos, como Linux o Windows.
  • Software de servidor: El software que se ejecuta en el servidor y permite que se preste el servicio de hosting, como Apache, nginx o LiteSpeed para servidores web, o MySQL para bases de datos.
  • Servicios de red: La conectividad a Internet que permite que los usuarios accedan al servidor y a los sitios web alojados en él cuya velocidad varía en función del servicio.
  • Sistema de gestión y monitoreo: Herramientas que se utilizan para administrar el servidor y monitorear su rendimiento y estado con el fin de equilibrar la balanza de recursos.

En resumen, un servidor de hosting está compuesto por una combinación de hardware, software y servicios de red que trabajan juntos para proporcionar un lugar donde se alojan páginas web.

¿Cómo venden Hosting tan barato?

Habrás notado que en la mayoría de los casos en los que encontramos auténticas gangas, los precios suelen oscilar entre los 3 y 10 euros dependiendo de sus extras. Analicemos las razones por las que los precios son tan bajos.

Bienvenidos al gallinero

En un servidor compartido como su nombre indica, estás compartiendo recursos con otros usuarios. Cada servidor puede almacenar un límite de clientes y páginas web debido a los grandes recursos que absorben. Por esa razón se crea para cada cliente una cajita virtual con recursos virtuales.

Un recurso virtual es la forma técnica de decir que tu CPU y tu RAM no son reales sino virtuales. Esto significa que los procesos de tu web no los gestiona la CPU, sino un programa que emula una CPU y que solicita a la auténtica CPU que los ejecute cuando le sea posible.

Con la RAM pasa lo mismo, solo que en vez de almacenar la información en la memoria RAM de verdad (que es increíblemente rápida), se crea una memoria virtual en un archivo alojado en el disco duro llamada memoria SWAP. Esta memoria es muy lenta en comparación con la RAM.

Esta es la primera razón por la que apilando a cientos de miles de usuarios en cajitas como un auténtico gallinero, se consigue exprimir al máximo la capacidad de un servidor ahorrando en costes.
¡Y a qué coste!

Servidor memorias RAM
Interior de un servidor con sus memorias RAM

Hay que tener en cuenta que una página web es un programa exactamente igual como los de tu ordenador de casa. Cada vez que una persona visita tu página web o realiza una compra en tu tienda, el programa como por ejemplo WordPress o WooCommerce realiza cientos de procesos y peticiones al servidor. Lecturas y escrituras en la base de datos, ejecución de archivos PHP y el envío de archivos estáticos como imágenes o código fuente.

Sin ponernos muy técnicos, tu web irá muy lenta si el ordenador que la ejecuta es una patata.

Por esta razón, algunas empresas optan por tener su propio ordenador o “servidor dedicado” para no compartir recursos con cientos de clientes que ralenticen su servicio. También consiguen acceso directo a su CPU y RAM, disponiendo de la máxima potencia de computación para sus páginas web y aplicaciones.

El problema es que los servidores dedicados son muy caros. Pero si para ti la inversión no es un problema, también deberás contar con grandes conocimientos en gestión de redes, distribuciones de sistemas operativos basados en Unix, protocolos de seguridad para hacer frente a los constantes ataques de hackers y una enorme paciencia para configurar toda tu infraestructura web.
SPOILER: Con WonkaHost te olvidas de este problema.

¡Pero mi Hosting me da muchos GB de almacenamiento!

Otra estrategia de marketing con un oscuro trasfondo.

Existen 3 tipos de almacenamiento. El HDD que todos conocemos, esos discos pesados y lentos que ya poca gente usa. El SSD que vinieron a reemplazar el HDD, y que aunque son rápidos, se quedan muy atrás contra el SSD NVMe. Estos últimos (Discos volátiles de estado sólido) son los que realmente marcan la diferencia, ya que donde un SSD se mueven de media en los 300 Mb/s de escritura/lectura, los NVMe que empleamos en WonkaHost alcanzan los 5000 Mb/s.

hosting
Discos de almacenamiento en Rack de un servidor

Son caros, muy caros. Por eso las empresas de Hosting Low Cost te venden tantísimos Gigas a un precio ridículo, ya que emplean una combinación de viejos HDD (muy baratos) con SSD convencionales. Esto significa que consiguen vender mucho espacio de almacenamiento (que jamás usarás) sacrificando lo que realmente importa, la velocidad de escritura y lectura.

En WonkaHost aplicamos una política totalmente opuesta. Ofrecemos el espacio justo y necesario para que tu web pueda crecer sin problemas. Sin excesos, minimizando los costes de nuestros clientes.

Admeás la velocidad de nuestros NMVe es la más alta que pueda alcanzar un servidor web a 5000Mb/s. Es tal la velocidad, que la sensación es la misma que cuando cambiaste en tu portatil su viejo HDD por un SSD. Ya sabrás a lo que nos referimos.

En definitiva, menos es más.

¡Apaga el aire que eso chupa!

El precio de la electricidad está por las nubes, y eso lo sufrimos todos, y más los proveedores de Hosting.

Los servidores se almacenan en granjas, inmensos almacenes con miles de máquinas encendidas 24/7 con potentes procesadores, millones de Petabytes en discos duros y tanto cable que podríamos rodear la tierra cientos de veces. Y todas esas máquinas producen un calor inmenso. Es tal el consumo de energía que en ocasiones ni la red eléctrica es capaz de proveer suficiente energía necesitando generadores que almacenen un extra en inmensas baterías.

granja de servidores de hosting
Granja de servidores con chimeneas de extracción térmica

Esto cuesta muchísimo dinero. Tanto que explica perfectamente por qué tener tu propio servidor dedicado puede costarte más de 1200 € cada año sin contar con los técnicos que se ocupen de mantenerlo funcionando. Por eso, los grandes proveedores de Hosting deben masificar sus servidores, y sus clientes (desprovistos de todo este conocimiento) piensan que sus páginas webs tardan en cargar solo por estar mal optimizadas.

Por esta razón, la mejor alternativa es dar con un servicio de Hosting que no trate a sus clientes como pollos sin cabeza, ofreciendo beneficios que tendrían en un servidor sin necesidad de gastar miles de Euros cada año.

Y eso es lo que hace a WonkaHost únicos en el mercado. Porque somos unos auténticos “Frikis” de la velocidad y la optimización web.

Mi página web es lenta y tarda en cargar

Al tiempo de respuesta del servidor lo llamamos TTFB (Time to first Byte) o TBT. Representa el tiempo que tarda el servidor en entregar el primer byte de información desde que se accede a la URL de una página web.

Este valor que se puede conocer fácilmente gracias al analizador de velocidad de páginas web como el de Google llamado PageSpeed Insights o el de GTmetrix.

Pruebas de rendimiento de WonkaHost en PageSpeed Insights y GTmetrix
Pruebas de rendimiento de WonkaHost en PageSpeed Insights y GTmetrix

Si tu TTFB o TBT no es como el que te mostramos en las capturas que hemos hecho con nuestra página web, te recomendamos probar gratis nuestro Hosting lo antes posible para evitar ser penalizado día tras día por Google, perdiendo posicionamiento y visitas orgánicas.

Hay muchas razones por las que tu web puede ir lenta más allá de tu servicio de hosting.
Te listamos las más comunes:

  • La cantidad de tráfico que recibe el sitio web. Si un sitio web recibe una gran cantidad de tráfico, puede ralentizarse debido a la cantidad de solicitudes que está recibiendo.
  • La capacidad del servidor. Si el servidor donde se aloja el sitio web no tiene suficiente capacidad de procesamiento o ancho de banda, puede ralentizarse.
  • La configuración del servidor. La forma en que se configura el servidor puede afectar su velocidad. Si no está optimizado adecuadamente, puede ralentizarse.
  • La ubicación del servidor. La distancia entre el servidor y los usuarios puede afectar la velocidad del sitio web. Si el servidor se encuentra lejos de los usuarios, puede tardar más en cargar el sitio web.
  • Problemas de red. Si hay problemas de red en el lugar donde se encuentra el servidor o en la red de los usuarios, puede afectar la velocidad del sitio web.
  • Problemas técnicos. Si hay problemas técnicos con el servidor o el software que se está ejecutando en él, puede ralentizarse.
  • Problemas con el código fuente de la página web. Si usas temas de WordPress y/o el código fuente no está escrito de manera eficiente, la web se ralentizará, y mucho.

En resumen, hay muchas razones por las que un hosting puede ser lento, pero la primera causa es el cúmulo de razones que hemos citado que podrían resolverse cambiando de Hosting.

¿Cómo afecta un Hosting barato a mi SEO?

La respuesta rápida es, mal.

Hoy en día la mayoría de las visitas provienen de dispositivos móviles que dependen de redes 3G y 4G que limitan el ancho de banda y que en ocasiones cada Mega usado resta del contrato mensual del usuario.

Por este motivo, Google castiga severamente por dos puntos clave. El primero es el peso de la web, y en este aspecto cada Kilobyte cuenta. Hasta tal punto que Google detecta en tus archivos CSS y JS el excedente de código que no se está usando y el ahorro potencial para el usuario. El segundo punto es la velocidad de carga, ya que el negocio de Google no hay que olvidar es el de ofrecer la información más acertada y ágil para el usuario. Razón por la que nadie que yo conozca usa Bing.

Para resolver éstos problemas no hay secreto.

  • Transferir tu web a WonkaHost la primera línea de problemas de velocidad de transferencia y procesamiento.
  • Evitar usar temas a toda cosa. Esto lo explicaremos en otro artículo con profundidad. En lugar de usar temas debes maquetar tu web desde cero con Elementor (en nuestra opinión el más ágil) o a mano si tienes conocimientos de HTML y CSS.
  • Limpiar por completo los Assets y código fuente que no se utiliza. Si no sabes cómo hacerlo, en WonkaHost nos especializamos en ello.
  • Comprimir tus imagines (sin plug-ins) con herramientas online como TinyPNG y posteriormente convertirlas a WebP. Este proceso puede hacerse automáticamente con el módulo LiteSpeed Cache diseñado para los servidores de WonkaHost.
  • Contar con un excelente sistema de Caché con Redis y LiteSpeed para minimizar las llamadas al servidor y almacenar archivos como el que ofrecemos en WonkaHost.
  • Activar una CDN para servir archivos estáticos como imágnenes o código CSS o JS.
  • Finalmente, eliminar todos esos plug-ins innecesarios que no aportan nada a tu web y que la sobrecargan de assets y código que no solo la ralentiza sino que castiga a tus clientes.

Si todo esto te suena a chino, no te preocupes en WonkaHost estamos para ayudarte en todo lo que necesitas para alcanzar el máximo rendimiento de tu imagen o negocio digital.

Lo barato sale caro, siempre

Queremos concluir con unas preguntas que solemos plantear a nuestros clientes. Todos conocemos la regla del “Bueno Bonito y Barato”, una de las tres siempre hay que sacrificar.

¿Piensas que para una empresa invertir 29 €/mes es un coste significativo al contratar el mejor servicio?
¿Compensa ahorrar al mes el coste de un par de cañas asumiendo perder velocidad, libertad y posicionamiento?
¿Vale más el nombre de una vieja empresa que apostar por la alta calidad de un joven competidor?
¿Después de leer este artículo, crees que los clientes de esas grandes empresas saben por lo que están pagando?

Ya estás listo para adentrarte al mundo de WonkaHost y probar GRATIS el mejor Hosting de Europa.

¡30 DÍAS GRATIS!

Descubre la auténtica velicidad y compara el rendimiento con tu proveedor actual.

También te puede interesar

Tu nueva experiencia Cloud

Nano

Desde 4,99€/mes+IVA

Pequeñas webs

1 dominio
NVMe 1Gb
CPU 6 núcleos
Servidor Nginx

Wonka

Desde 19,99€/mes+IVA

Páginas exigentes

40 CPUs a 3600Mhz
64Gb de RAM

1 dominio
NVMe 5Gb
Servidor Litespeed

Infinity

Desde 49,99€/mes+IVA

Creatividad infinita

40 CPUs a 3600Mhz
64Gb de RAM

Dominios ilimitados
NVMe 20Gb+
Servidor Litespeed

Herramientas que te lo ponen fácil

Tus webs Wordpress con un clic

Los servidores Cloud ya no son solo para expertos. Controla desde tu panel todas tus instalaciones de wordpress y accede con un clic.

La mejor seguridad Cloud

Cuenta con el mejor antivirus y bloquea Hackers, Bots y código malicioso que ponga en peligro tus archivos y datos de clientes.

Supervisa el rendimiento

Localiza archivos y procesos problemáticos con esta herramienta exclusiva que te proporciona informes de rendimiento analizando a diario los archivos de tu web.

Mail Marketing

Con esta herramienta podrás generar listas de correos y gestionar subscriptores para contactarlos directamente sin depender de programas de terceros.

Pierdes posicionamiento y ventas por culpa de esos segundos de más al cargar tu web
Tu Hosting actual no está diseñado para darte toda la potencia que necesita tu tienda
Una experiencia fluida en dispositivos móviles aumentará tus ventas y posicionamiento online
El servidor LiteSpeed de WonkaHost es tan rápido podrás alcanzar el 100% de nota en Google Speed
El Cloud Hosting híbrido de WonkaHost es único ya que no requiere que seas un experto en servidores
Los responsables de tu web aún no conocen las ventajas y potencia disponible en WonkaHost
El antivirus Imunify360 de WonkaHost blindará los datos de tus clientes y protegerá tu negocio
Despídete del viejo Cpanel y disfruta un nuevo control más ágil y con ventajas únicas
Sin elevar tus costes podrías estar desde hoy ganando posiciones a tus competidores en Google
Correo de usuario

Contraseña

Olvidé mi contraseña